Blog de la facultad de Derecho

Artículos
30 de octubre de 2014

La administración del riesgo de crédito en los establecimientos de crédito: comparación crítica del estándar internacional y su implementación en Colombia

Las actividades que los establecimientos de crédito realizan en desarrollo de su objeto social llevan implícitos riesgos que parecen ser inevitables. Es así como las operaciones de captación y colocación de los recursos del público exponen a estos intermediarios a diferentes circunstancias que deben conocerse y controlarse adecuadamente. En consecuencia, si ciertos riesgos son connaturales a las actividades financieras es importante establecer reglas prudenciales para su gestión.

Por: Mery Cecilia Guzmán Delgado

Introducción:

Las actividades que los establecimientos de crédito realizan en desarrollo de su objeto social llevan implícitos riesgos que parecen ser inevitables. Es así como las operaciones de captación y colocación de los recursos del público exponen a estos intermediarios a diferentes circunstancias que deben conocerse y controlarse adecuadamente. En consecuencia, si ciertos riesgos son connaturales a las actividades financieras es importante establecer reglas prudenciales para su gestión.

En las últimas décadas se han identificado en la actividad de los establecimientos de crédito diferentes clases de riesgos, como por ejemplo de crédito, de mercado, de liquidez, de tasas de interés, cambiario, operacional, del uso del sistema financiero para el lavado de activos y la financiación del terrorismo, entre otros. El reto para todo administrador bancario consiste, entonces, en mantener las exposiciones a esos riesgos dentro de parámetros adecuados o controlables. La responsabilidad de todo supervisor será, a su vez, la de asegurarse de que tales administradores establezcan e implementen mecanismos suficientes y eficaces para controlarlos.

El objeto principal del presente trabajo es el riesgo de crédito, específicamente su adecuada administración. Con tal propósito examinaremos algunas de las más importantes herramientas prudenciales establecidas en la regulación y supervisión que tienen como finalidad  identificar, evaluar, monitorear y controlar o mitigar este riesgo.

Desde el punto de vista de los organismos internacionales especializados en la supervisión de entidades financieras, específicamente el Comité de Supervisores Bancarios de Basilea, el riesgo de crédito es una de las principales causas de los problemas que aquejan a los establecimientos de crédito. Es así como fundamentados en la experiencia de supervisión de los establecimientos bancarios activos en las economías más desarrolladas en el mundo, los miembros del Comité  han proferido varios documentos que contienen lineamientos y principios para la adecuada administración del riesgo de crédito. Tales trabajos establecen estándares mínimos que señalan reglas específicas para controlarlo a través de la implementación de diferentes mecanismos.

Al respecto, es preciso aclarar que los principios que se encuentran en los documentos emitidos por el Comité de Basilea, son recomendaciones que gozan de una gran riqueza informativa-descriptiva-preventiva y, por lo mismo, están orientados a la protección de la estabilidad del sistema financiero, más no son imposiciones. Dadas estas características, los supervisores bancarios de casi todos los países del mundo tienden a implementarlos o adaptarlos a nivel doméstico.

Pero al ser principios,  tal como lo destacara recientemente Yves Mersch, Gerente del Banco Central de Luxemburgo, estos se caracterizan por ser menos precisos que las reglas, pero a diferencia de estas permanecen en el tiempo y son de aceptación general. Así mismo, dado el dinamismo del sector financiero, se consideran más apropiados que las reglas, al ser los principios más adaptables a las circunstancias que puedan sobrevenir. De igual manera, si el principio se mantiene vigente, constante y compartido por todos los agentes de la industria, los reguladores tenderán a adoptarlos como reglas.[1] Por lo anterior, es preciso concentrarse en tales trabajos con el fin de determinar sus principales características

De igual manera, en Colombia durante la última década se han implementado diferentes mecanismos encaminados a mitigar esta clase de riesgo, los cuales han permitido finalmente estructurar un sistema de administración del mismo que ha merecido el elogio y la emulación de otros supervisores bancarios de la región.

Así, el propósito de esta tesis consiste en comparar analíticamente tanto los diferentes trabajos del Comité de Basilea relacionados con el riesgo de crédito y  el Sistema de Administración de Riesgo de Crédito (SARC) colombiano con el fin de determinar, en primer lugar, qué tanta influencia han tenido los estándares internacionales en la regulación colombiana. Segundo, dada la marcada cercanía evidenciada entre los estándares internacionales y el desarrollo nacional, a modo de reflexión y observación final se evaluará la procedencia de adoptar sin mayores diferencias fundamentales esta clase de estándares en economías en desarrollo como la colombiana.

Para ello, la primera parte de la tesis se concentra, a modo introductorio, en las principales características de los establecimientos de crédito, determina la noción de riesgo de crédito y señala el origen y características del Comité de Supervisión Bancaria de Basilea. La segunda, analiza los diferentes trabajos del Comité encaminados a determinar estándares para una adecuada administración del riesgo de crédito. En la tercera sección  se estudia el régimen de administración de riesgo de crédito establecido en Colombia, a través de la Circular Externa 100 de 1995 de la Superintendencia Financiera, sus objetivos, alcances, mecanismos y procedimientos encaminados a identificar, evaluar, monitorear y controlar o mitigar esta clase de riesgo.

En la última sección  se hace un análisis comparativo entre ambas regulaciones para establecer si el sistema actual adoptado por Colombia es coherente con los estándares internacionales recomendados por el Comité. Como quiera que se establece una marcada similitud, se señala modestamente que esta semejanza no sugiere per se  que exista en Colombia una regulación prudencial adecuada del riesgo de crédito. Una cosa es que se adopten los estándares internacionales  y, otra, que esos principios sean suficientes para mitigar el riesgo de crédito en Colombia.

Finalmente, es preciso aclarar que los mecanismos de supervisión bancaria considerados en este trabajo no incluyen las reglas de patrimonio técnico.  Lo anterior, por cuanto si bien la herramienta del capital adecuado tiene en cuenta el riesgo de crédito, la misma se encamina a establecer el mínimo requerido para considerar que un establecimiento de crédito mantiene una relación de solvencia necesaria para seguir desarrollando sus actividades. De igual manera, las cuentas del patrimonio básico y adicional que conforman el patrimonio técnico en Colombia tienen como característica la de servir de mecanismos de seguridad que atiendan las pérdidas inesperadas, ocasionadas, entre otros factores, por el riesgo de crédito. En el caso del SARC, este mecanismo apunta al establecimiento de provisiones que son herramientas contables que afectan el estado de resultados y sirven como medida preventiva para asumir las pérdidas esperadas ocasionadas por el riesgo de crédito.

Así, teniendo en cuenta que las reglas de capital adecuado tienen su propia dinámica y que, además, incluyen otra clase de riesgos como son los de mercado y operativo y, por lo mismo, son tratadas de manera independiente por el Comité de Basilea, no se estudian en esta tesis.  No ocurre lo mismo con los principios y  normas relacionadas con los cupos individuales de crédito y el límite a la concentración de riesgos, los cuales, al ser incluidas por el Comité como mecanismos de limitación al riesgo de crédito, sí son considerados.

Descargar artículo

[1] YVES MERSCH,  Amcham. “Principles Versus Rules”. Speech by M. Ives MERSCH, Governor of the central bank of Louxembourg, at a conference of ALFI and the American Chamber of Comerce (AMCHAM). Louxembourg, June 14 of 2007.